¿Cómo Hackear Contraseñas Wi-Fi en el Computador, Android e iPhone?

Las redes Wi-Fi ya se han convertido en un estándar tanto en hogares como en entornos profesionales. Evitan el uso de cables y, al mismo tiempo, facilitan el acceso a internet a cualquier dispositivo capaz de conectarse. Una buena forma de hacer más fácil la conexión en la era digital, como también de abrir las puertas a quienes quieren poner a prueba su seguridad hackeando contraseñas wi-fi.

Si quieres saber si se puede hacer y, en caso de poder, cómo hackear contraseñas wi-fi en el computador, en Android o en Iphone, aquí te vamos dar una ayuda esencial. Esta guía repasa todos los procesos legales que puedes seguir, los requisitos a seguir e incluso las recomendaciones para proteger tu red de ataques. Todo lo que necesitas saber al respecto se reúne aquí, a la espera de que te pongas manos a la obra para sacarle partido.

¿Puedo hackear una contraseña Wi-Fi? Qué necesitas

Antes de empezar a hablar de métodos y técnicas, hay que dejar claro que sí es posible o no hackear la contraseña de una red Wi-Fi. Puedes hacerlo, siempre y cuando cuentes con los medios y cumplas con las cuestiones legales que abordan esta materia. Debes saber que es algo que se puede llevar a cabo tanto desde un smartphone Android o iPhone como desde un PC, como sucede cuando se quiere espiar un móvil, aunque esta última opción siempre es la más recomendable. Los ordenadores son infinitamente más potentes que los teléfonos móviles, y eso los convierte siempre en los caballos ganadores para tareas más pesadas, como es el caso.

Por otra parte, en el caso de recurrir a smartphones, es fundamental que los dispositivos estén rooteados, en el caso de Android, o cuenten con Jailbreak, en el caso de terminales iOS. El motivo no es más que la necesidad de usar una serie de herramientas de monitorización profesionales que, por lo general, no son accesibles para el usuario estándar. Asimismo, activar estas opciones desbloqueadas de los dispositivos hace que sean más capaces y rindan mejor, de ahí que este sea otro requisito fundamental.

Aun así, por encima de todo eso está el actuar bajo lo que dicta la ley. Aquí solo vamos a abordar métodos legales, por lo que hay que llevar las condiciones legales por bandera, máxime si se quieren evitar repercusiones legales que puedan ir desde sanciones económicas hasta cárcel. Te interesa mucho saber qué dice la ley, de hecho, debes cumplir sus condiciones a rajatabla para moverte con tranquilidad.

¿Qué dice la ley?

Según la ley, existen dos hipotéticos casos en los que sí puedes piratear la contraseña de una red Wi-Fi con total libertad. O bien eres tú el dueño de esta, directa o indirectamente, o bien tienes permiso de su actual propietario para hacerlo. Si no cumples con ninguna de esas dos condiciones, no debes piratear la clave y, si lo haces, debes hacerte totalmente responsable de las consecuencias que eso te pueda acarrear. Desde aquí, insistimos en que lo mejor es que no actúes si no cumples dichas condiciones.

Ahora bien, ¿en qué ocasiones entonces se podría hackear una Wi-Fi? Pues se podría hacer en el caso de que se lleve a cabo con fines didácticos, en un entorno controlado y con total aprobación de las partes implicadas. También se podría hacer en un hogar, si hay problemas para acceder por olvido de la contraseña, si un padre quiere controlar la actividad de los móviles de sus hijos o si alguien se ha colado sin permiso y ha modificado los datos de acceso a la misma. Existen muchas más situaciones, pero todas ellas parten de las dos condiciones que hemos explicado ahora mismo.

Ya que sabes esto, vamos a proceder ahora a explicarte cuáles son los métodos para piratear contraseñas Wi-Fi. Recuerda que tienes tres caminos a elegir, y que aquí te vamos a dejar muy claros los tres.

Métodos para hackear contraseñas Wi-Fi

Para piratear una contraseña Wi-Fi puedes seguir varios métodos diferentes, de la misma forma que sucede cuando quieres hackear WhatsApp, aunque salvando las distancias. Aquí vamos a centrarnos en las tres opciones principales que hay actualmente: Android, iPhone y PC. Cabe decir, desde el primer momento, que la mejor de las tres es, con diferencia, la del PC. Los ordenadores son mucho más versátiles y están pensados para llevar a cabo tareas de mayor calibre que los smartphones, sobre todo cuando se trata de trabajar durante mucho tiempo enviando y recibiendo información, algo esencial en esto del pirateo de redes.

Ahora bien, si no puedes recurrir a ellos por cualquier motivo, o si prefieres hacer uso de tu terminal móvil en todo eso, también te vamos a ayudar. Aquí te vamos a explicar los pasos a seguir en el caso de recurrir a un terminal con sistema operativo de Google, a uno con el de Apple o incluso a un ordenador. Sea cual sea el medio que elijas, vas a tener a tu disposición todo lo necesario para conseguir el acceso a esa red que quieres hackear.

Hackear Wi-fi en Android

Aunque la mejor forma de piratear una clave de red inalámbrica es utilizando un ordenador, dado que no todo el mundo puede tener uno, también se puede recurrir al uso de smartphones. En este caso, debemos aclarar que el método no es tan potente como en un PC, pero también que la opción de Android es la más eficaz dentro de las posibilidades de los móviles en este campo.

Este proceso es como si fueras a espiar un móvil Android, pero bastante más especializado. Vas a necesitar un terminal rooteado para poder usar las aplicaciones adecuadas y trabajar a pleno rendimiento. De hecho, el software que vas a tener que utilizar es BCmon, una aplicación gratuita y muy potente que sirve para el hackeo de redes. Su único inconveniente es que necesita que tu teléfono tenga un chip que sea de la marca Broadcom, más concretamente uno de los dos siguientes modelos: BCM4329 ó BCM 4330. Si no cumples con eso, puedes optar por otra app conocida como Androdumper, que no necesita Root, pero que también es mucho menos potente.

Ahora bien, sabiendo lo que necesitas, y si lo cumples, prepárate, porque te vamos a explicar cómo hackear una red Wi-Fi con un móvil Android:

  1. Modifica los ajustes de tu terminal para poder instalar apps de terceros o de origen desconocido.
  2. Ahora, busca la app BCmon en internet. La encontrarás fácilmente.
  3. Cuando la hayas descargado, abre el archivo .apk correspondiente para que se instale la aplicación.
  4. Acto seguido, descarga también una app lamada Reaver. Es la clave para debilitar la seguridad de la red Wi-Fi objetivo.
  5. Abre ahora la aplicación BCmon y activa el monitor para comenzar a escanear.
  6. Sin cerrar BCmon, abre ahora Reaver.
  7. La primera vez, te pedirá que confirmes si vas a usarlo legalmente. Por supuesto, aquí solo procedemos con métodos legales, así que acepta y confirma.
  8. Elige ahora la red wifi a atacar y confirma tu selección.
  9. Ve a la configuración y marca la opción de «Configuración automática avanzada» para que se ajuste adecuadamente.
  10. Pulsa en la opción para comenzar el ataque a la red y deja al terminal trabajando.
  11. En unas horas tendrás en pantalla la clave que buscas. Eso sí, solo si todo va bien.

A diferencia de otras aplicaciones, BCmon funciona incluso con las redes inalámbricas que no tienen cifrado WEP, por eso es la opción que hemos escogido. Puedes probar otras alternativas, pero ya te adelantamos que serán mucho menos eficientes y te traerán más complicaciones.

Hackear Wi-fi en iPhone

¿Sabes cómo se espía un móvil iPhone? Pues en este caso sucede de forma parecida, aunque la dificultad se eleva dados los protocolos de seguridad de las redes. La opción de iPhone para hackear redes Wi-Fi no es la más recomendable, pero también puedes recurrir a ella si te ves en la necesidad. En este caso, de forma parecida a lo que pasa en el de Android, vas a necesitar Jailbreak en tu terminal, ya que es la única forma de acceder al software de hackeo implicado, amén de las prestaciones del teléfono necesarias para conseguir un resultado positivo con el pirateo de la clave.

Ahora bien, el otro requisito que tienes que cubrir es la obtención de la app Wifi2Me. Esta herramienta gratuita es muy buena en todo lo relacionado con el pirateo de redes inalámbricas, de hecho se utiliza para encontrar fallos de seguridad en estas. Tiene un problema, y es que no es compatible con todas las redes que puedas encontrar, como tampoco con todos los routers disponibles en el mercado, por lo que presenta una serie de limitaciones que no encontrarías si siguieras otros métodos.

Dicho esto, y conocido ya tanto lo que necesitas como los límites que te puedes encontrar, vamos a explicarte cómo hackear una clave de Wi-Fi usando un iPhone:

  1. Busca y descarga la aplicación Wifi2Me en tu teléfono iPhone. Si lo prefieres, también puedes hacerlo con un iPad.
  2. Cuando la hayas instalado, abre la app y accederás, en primer lugar, a un amplio menú de opciones.
  3. Tienes que dirigirte al apartado de «Network» y, en este, seleccionar la red que vayas a piratear.
  4. Antes de escogerla, debes comprobar que aparece junto a la etiqueta de compatibilidad. Si no es compatible con la app, no podrás seguir con este método.
  5. En el caso de que sea compatible, selecciona y comienza el ataque.
  6. La aplicación ahora comenzará el envío y recepción de paquetes de forma masiva. En la barra de progreso que aparece verás cómo evoluciona el procedimiento.
  7. Cuando la barra llegue al final, la pantalla cambiará para mostrarte la contraseña que buscabas. ¡Ya la tienes!

Este procedimiento puede llevar desde minutos hasta horas, en función del grado de seguridad de la red que estés atacando. Por otra parte, puede causar algunos problemas en el terminal al tener que estar trabajando con un alto rendimiento durante mucho tiempo. Recomendamos evitarlo en épocas de mucho calor por los posibles problemas de sobrecalentamiento y, si es posible, optar por otra opción más capaz como la del PC, que vamos a abordar a continuación.

Hackear Wi-fi en PC

Adivinar la contraseña de una red Wi-fi en un computador es la vía que da mejores resultados. Los ordenadores son los equipos más adecuados para llevar a cabo esta tarea, ya que están preparados para ofrecer un rendimiento mucho mayor que cualquier otro dispositivo a la hora de procesar la información necesaria. Por eso, si tienes la oportunidad de usar un ordenador con este cometido, no dudes en hacerlo y descarta cualquier otra opción. Te garantizamos que los resultados serán mucho mejores desde el primer momento.

Ahora bien, antes de empezar a ponerte manos a la obra, necesitas reunir una serie de requisitos mínimos. Es necesario contar con una versión especial de Linux, que bien puede ser Kali o incluso Airoway. Cuando la tengas descargadas, cópiala en una memoria USB y modifica la BIOS del ordenador para que arranque leyendo dicha memoria, es un ajuste sencillo y que puedes consultar en el manual de la placa base del ordenador o echando un sencillo vistazo en internet (por lo general, debes pulsar la tecla «Supr» o «F2» al arrancar, entrar en las opciones de arranque o «Boot Settings» y, ahí, escoger el dispositivo USB como prioritario).

Cuando tengas hecho todo eso, podrás empezar con el hackeo. Estos son los pasos que tienes que seguir para descifrar una contraseña Wi-Fi con tu PC:

  1. Con el ordenador encendido y los cambios antes explicados aplicados, inserta la memoria USB en el PC y enciéndelo.
  2. Espera unos segundos y veras que el inicio es diferente, se está ejecutando Linux para poder entrar en él.
  3. Cuando ya estés dentro del sistema operativo, abre una consola de comandos, va a ser el lugar principal para trabajar.
  4. Introduce el comando «airmon -ng» para ver si tu tarjeta inalámbrica es válida. Si funciona bien, sigue adelante. Si no, debes dejar el procedimiento hasta encontrar una capaz.
  5. Lo siguiente es eliminar todo proceso superfluo. En la misma consola, escribe «airmon -ng check kill».
  6. Después de eso, es necesario activar la monitorización desde la tarjeta inalámbrica. Para ello, introduce el comando «airmon -ng start wlanX». En lugar de la «X», debes introducir el número que corresponda a tu tarjeta, aparecido en el punto 4, en el campo de «Interface». En nuestro caso, vamos a proceder como si fuera el 1, por tanto, el comando quedaría así: «airmon -ng start wlan1».
  7. Ahora, introduce el comando «airodump -ng wlan1mon» en la misma ventana, recuerda la correspondencia con el número de tu tarjeta de red. Al hacer eso, la tarjeta comenzará a captar señal de todas las redes cercanas.
  8. En todo el batiburrillo que aparece ahora, tienes que fijarte en la columna «ESSID» para buscar el nombre de la red a hackear. Cuando la encuentres, apunta los datos de «CH» y «BSSID». Los vas a necesitar.
  9. Siguiendo en la misma ventana, procede ahora introduciendo este comando: «airodump -ng -(CH) -bssid (BSSID) -write (nombrearchivo) wlan1mon». En los campos (CH) y (BSSID) tienes que apuntar los respectivos datos guardados en el punto 8 (sin paréntesis) y, en (nombrearchivo), escribir aquel en el que quieres que se guarden los paquetes.
  10. Mientras tanto, debes abrir otra ventana del terminal o la consola de comandos. En esta, introduciremos varios comandos para desconectar al resto de usuarios conectados a la red con la que estamos trabajando. Para evitar problemas, te aconsejamos que sigas estos pasos de noche.
  11. En esta nueva ventana, escribe lo siguiente: «aireplay -ng -0 10 -a (BSSID) -e (ESSID) wlan1mon». Las partes entre paréntesis deben ser sustituidas por los datos correspondientes que se han anotado anteriormente, y recuerda que wlan1mon debe llevar el número que corresponda en tu caso.
  12. Deja ambas ventanas trabajando hasta que terminen. Al hacerlo, vuelve a la primera.
  13. En esta, escribe el comando «aircrack -ng (nombrearchivo) -w (Diccionario)». El primer campo entre paréntesis es aquel que estableciste en el punto 9, el segundo, debe llevar el nombre del diccionario de cifrado a utilizar. Debes encontrarlo entre los archivos de la herramienta de hackeo, explorando en el sistema operativo. Lo reconocerás porque tiene la extensión txt.
  14.  Cuando hayas hecho lo anterior, deja al ordenador trabajar el tiempo necesario. Puede tardar incluso más de diez horas si es una red bien protegida.
  15. Al concluir, verás que la consola cambia y muestra un mensaje en el que se puede leer «KEY FOUND !». A su lado tendrás lo que querías, la clave de la red.

Esto es lo necesario para piratear una red Wi-Fi con un PC. Aunque no es nada complicado, sí que exige tener paciencia para dejarlo trabajar el tiempo necesario y, por supuesto, contar con un equipo potente y un conocimiento mínimo de informática. Si reúnes eso, el resto es dejar al equipo trabajar. Lo hará, casi seguro, por fuerza bruta. Y no es que sea el método más limpio, pero sí que es uno que acaba consiguiendo lo que se propone.

Cómo impedir que hackeen tu clave del Wi-Fi

Ahora que has visto todas las posibilidades que hay, y que no es algo que sea especialmente difícil, seguramente te esté preocupando que alguien pueda colarse en tu red y piratear la contraseña de tu clave Wi-Fi, o incluso dañar a los dispositivos conectados a la red. Es una posibilidad bastante plausible, y más con las herramientas que hay a disposición de cualquiera en la actualidad. Sin embargo, es algo que se puede impedir.

Cómo hacerlo es algo que te vamos a explicar a continuación. Si quieres blindar tu red inalámbrica frente a ataques de terceros, no te preocupes. Vamos a explicarte cómo impedir que hackeen tu clave del Wi-Fi siguiendo unos pasos la mar de sencillos. En concreto, vamos a darte dos pasos fundamentales para evitar cualquier intromisión no deseada. Verás que, en realidad, es algo tremendamente fácil de llevar a cabo.

Bloqueo por MAC

El bloqueo por MAC es un mecanismo disponible en el interior del router, al que tienes que acceder a través del navegador, que impide el acceso a cualquier dispositivo que no figure en una especie de lista blanca que tienes que haber elaborado previamente. Dentro de la configuración de este aparato y en el apartado de direcciones MAC, puedes escribir la de todos aquellos ordenadores, móviles y dispositivos en general que contemples que se puedan conectar, como tu móvil, el de tu pareja, el de tus hijos o incluso el de algún amigo o familiar.

El problema de este método es que, en el caso de que alguien nuevo llegue a casa y quiera conectarse, tendrá que darte su dirección MAC y tu añadirla a la lista del router. Puede resultar algo pesado, pero es algo que cierra las puertas a cal y canto e impide que cualquiera sin permisos pueda acceder o acercarse a la red siquiera. Al bloquear MAC ajenas, impides que cualquier dispositivo entre a no ser que seas tú quien dé permiso para ello.

Cambio de contraseña

El cambio de contraseña es algo de primero de seguridad en internet. Nunca dejas la clave estándar que hay tanto en la red Wi-Fi como en tu router, porque es algo que facilita mucho las cosas a quien quiera piratearte. En lugar de eso, cambia la contraseña de tu red por una más compleja, que sea alfanumérica, que cuente con símbolos, con espacios y con alguna mayúscula intercalada entre minúsculas. Así, el grado de dificultad se eleva exponencialmente y las aplicaciones de pirateo lo tendrán más difícil.

Por otra parte, cambia también la contraseña de acceso a la configuración del router. Esto, más que ser una medida para evitar hackeos de wi-fi, es una medida por la seguridad de tu red. Si alguien se cuela y tiene acceso al router, puede causarte serios problemas.

Con todo esto, te aseguramos que los ataques hacia tu red serán mucho menos frecuentes y, en caso de que se intente, la eficacia de estos se anulará casi por completo. Solo alguien con conocimientos muy avanzados de informática podría colarse en tu red y, además, lo haría solo a cambio de un esfuerzo que, realmente, no le valdría la pena. Ahora sí, estás totalmente protegido.